Archivo de la categoría: Las Dades

(corporalidades, identidades, sexualidades…)

El aborto vuelve a ser ilegal en el estado español.

Pese a tener presentes las leyes de manipulación mediática de Chomsky, pese a que lo hemos luchado, aquí está de nuevo, nos la han vuelto a clavar: He aquí el desandar 30 años. El aborto vuelve a ser ilegal en el estado español.

Lo primero a resaltar es que, como cada retroceso ciudadano que estamos viviendo, las reformas legales no son nunca cuestiones personales sino sociales así que no sirve lo de “a mi no me toca”

Breve comparativa de las legislaciones:

1985: Aborto ilegal excepto tres supuestos: Violación, malformación del feto y/o que perjudique psiquicamente al cuerpo contenedor del feto. Penalizadxs: mujer gestante y medico.

2010: Derecho a abortar durante las 14 primeras semanas. En caso de malformaciones graves no hay limite de tiempo.

2014: Aborto ilegal excepto violación (12 semanas) y/o amenaza a la salud psiquica del cuerpo gestante (22 semanas). Las malformaciones quedan desreguladas. Penalizadxs: medicos.

Perversiones posibles de la ley:

Ramón Carreras (1), ginecólogo, “advierte que las mujeres fuertes que gesten un feto con malformaciones y decidan abortar serán penalizadas por la ley y solo podrán hacerlo si se declaran incapaces psiquicamente”. Declararte psiquicamente incapaz ante el estado tiene unos efectos perversos importantes en tu expediente (de cara a tutelas, ayudas, reclusiones etc) como también los tiene a nivel social: “Un X% de mujeres se han declarado incapaces psiquicamente…” estos son unos datos que usados por ciertos poderes pueden hacer mucho daño.

Otra perversión posible y más preocupante es que para poder abortar aumenten las denuncias de violación (2) y estos datos aumenten a su vez (avivados por los mass media) la sensación de inseguridad y la paranoia y cual teorema de Thomas acaben aumentando las agresiones sexuales.

Yo veo esta ley como  ingrediente final a un caldo de cultivo para aumentar la represión en todos sus frentes como ya nos muestran el resto de las leyes aprobadas, especialmente la de seguridad.

Así que parece que nos va a tocar hacer cajas de resistencia para fines de semana traumaticos en Londres… porque para quien no le quede claro y solo sea adictx a memes (3) : Nadie está a favor del aborto, se está a favor de poder decidir sobre nuestro futuro, nadie aborta por placer o curiosidad. Hacer unas normas más restrictivas no hará que se reduzca el número de abortos, eso nunca ha ocurrido en ningún país ni ocurrirá.  En palabras de Yolanda Rodriguez (portavoz de Médicos del Mundo) “las leyes restrictivas no reducen, en ningún caso, el número de abortos, solo consiguen que las mujeres con menos recursos se vean abocadas a interrumpir sus embarazos en condiciones poco seguras, que incluso pueden poner en peligro sus vidas”. Muy malthusiano todo.

“Venimos de una escena en la que no estábamos” (QUIGNARD, 2005) y esta condiciona todo nuestro comportamiento. No se puede escapar de la sociedad. La invención de la pildora produjo la separación técnica de sexualidad y reproducción lo cual transformó el trabajo de la reproducción en una elección, no podemos dar ni un paso atrás en la re-apropiación de nuestros úteros. El control reproductivo, es control sexual y el control sexual es el mas fuerte de los controles sociales porque no solo supone un control demográfico sino un control de afectos.

“El poder y la potencia se oponen puesto que el poder es una institución que funciona esencialmente afectándonos de afectos tristes, es decir disminuyendo nuestra potencia de actuar. Tiene necesidad de disminuir nuestra potencia de actuar para, precisamente, ejercer su poder sobre nosotros. Al contrario las potencias de liberación son, o serían aquellas que nos afectan de afectos alegres. Si estás triste es que estás oprimido, deprimido… es que se te tiene.”

Gilles Deleuze

 

Pascal Quignard, El Sexo y el Espanto, Barcelona,  Minuscula, 2005

(1) El Periodico, 21 de Diciembre del 2013.

(2) Esto ya ocurre con las cifras de delincuencia. En España nadie pierde el DNI, siempre se denuncia como robado para no tener que pagarlo, pues bien imaginemos que no son 12 euros sino 380 + viaje + reputación + presión social/familiar y un largo etc

Por otro lado como les de por hacer una enmienda en la que para acceder a interrumpir el embarazo tenga que demostrarse penalmente la violación vamos a fliparla y el Antitodo de Eskorbuto va a llegar a su máximo esplendor…

(3) Los memes son derechos al pataleo pero apestan como invento postmoderno: descontextualizados y muy pop.

 

Entre invisibles nos reconocemos

Siempre he creído que la gente que piensa diferente se acaba reconociendo entre sí, quizás porque todo Lobo Estepario necesita su Teatro Mágico No Para Cualquiera donde volverse más loco.

Sin embargo ocurre que la gente necesita identidades y etiquetas con las que definirse y definirte y hasta que no da con alguna que encaje no deja de buscar. Si reflexionamos veremos que esa búsqueda es infinita, pues si somos personas dinámicas (que cambian tanto en el espacio como en el tiempo) nuestra identidad está en cambio permanente y pronto deberemos recrear esas etiquetas. La identidad es lo que hace que no seamos idénticos a ninguna otra persona. La identidad es, como venía a decir Amin Maalouf en Identidades Asesinas, el resultado del conocimiento que cada persona tiene sobre si misma. Y este varia según las circunstancias de esa persona.

Por eso no existe la identidad sino las identidades: múltiples y enlazadas.

En este sentido es mucho más sencillo conseguirse tres palabras que te definan. Pero, cual pregunta de entrevista de trabajo, veremos que esas tres palabras coinciden con las de un montón de gente más y no nos ayudaran nada a la hora de buscar dinámicas de originalidad. Por otro lado serán bastante útiles para encontrar a nuestros “iguales”o mejor dicho parecidos. Es por esto que cuesta tanto dar con esos adjetivos y es mejor casi que vengan desde fuera.

Esto, como me discutía el otro día un conocido, tiene sus riesgos. Él veía que las etiquetas eran un caballo de batalla y servían para identificar a los que están en tu grupo y a los que no. Yo le decía que muchos están en tu grupo (aunque no lo sepan) pero no se van a meter a un armazón de madera cerrado a esperar a las puertas de Troya, sin embargo si la puerta está abierta es más fácil que se produzca esa sinergia… claro que es más difícil organizar el ataque.

A mi me parece importante tener referentes de diferentes tipos de identidades y de cosas que sean costosas de identificar y etiquetar, me lo parece porque la realidad es compleja y aunque por algún lado tenemos que empezar a ordenar siempre habrán cosas que escapen a ese orden. La identidad es un trabajo que va más de dentro hacía afuera que al revés, al fin y al cabo uno/a se construye haciendo y no diciendo.

Gloria Aldandua decía que “la identidad es un rio”, cambia pero sigue siendo el mismo, la esencia permanece a lo largo del camino (al menos así quiero yo entender la frase) y ya que “lo esencial es invisible a los ojos” (El Principito) espero que entre invisibles nos podamos reconocer.

 

 

 

Waldoff, una cabaretera diferente.

Claire Waldoff  (21 de Octubre 1884 – 22 de Enero 1957) es otra de estas feministas cabareteras olvidadas cuya carrera se forja bajo el sueño de llegar a Berlín. Sus textos: antimilitaristas, sexuales, drogofilos, vulgares y comprometidos, la hicieron tropezar con la censura en repetidas ocasiones… Claire no usaba su cuerpo como reclamo, no bailaba ni corría en el escenario. Burlaba a los censores del régimen con malas/dobles pronunciaciones y aunque habitualmente vestía traje masculino (como seña de su identidad) sabía bien cuando dejarse ver para que la letra no importara…

Bien es conocido (aunque solo sea por la espectacular película de Bob Fosse Cabaret) que los teatros fueron tomados poco a poco por los nacionalsocialistas apropiándose así de textos y espectáculos siendo estos, como las leyes aprobadas en el 1931 antisemitas, homofobas y represivas para con el resto de ideologías (resumidas en los libros de historia como: “comunistas”)

Unbenannt-Echtfarben-01

Fue amiga y apoyo para Marlene Dietrich, las malas lenguas siempre señalaron que fueron algo más que amigas. Claire tuvo incluso que personarse en la casa de la familia de Marlene para tranquilizar las conciencias de estos explicándoles que aunque desviada su fuente de devoción no era otra que su pareja y compañera Olga Von Roeder.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=uIYkvm5V7Wk

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=ziMcVsEDUO4

Devenir neurótica

La clínica catalana que propone una cura para la homosexualidad y sus grandes argumentos (¿si los ayudamos a salir del armario porque no ayudarlos a ser heterosexuales si es su deseo? Entrevista en TV) me hicieron volver a este (mono)tema: La curación. Se ha intentado curar la homosexualidad de muy diversas y creativas formas: extracción del hipotálamo, inyección de hormonas, electrochoques, lobotomía y, por supuesto, conductivismo puro… pero mi favorito es sin duda el método de esa gran película But I am Cheerleader.

Al final todo queda en la siguiente tabla dicotómica y maquiavela:

Tipo de psiquiatría Acto al que se aspira
Naturaleza del sentimiento Esquema de vida.
Reaccionaria Curarse Innato (culpa) Mishima
Liberal Asumirlo Perverso (no culpa) Wilde

Ambos planteamientos son caras de una misma moneda: el tema es que te des cuenta de que tienes un problema.

La psiquiatría reaccionaria intentara curarte de esos pensamientos antinaturales aunque claro, solo podrás curarte si te sientes culpable de sentir lo que sientes, si tu homosexualidad es innata y no puedes controlarla… de lo contrario serás un/a perversx.

Si eres un/a perversx (y no te fustigas cada vez que piensas en el cuerpo desnudo de alguien de tu mismo sexo), la psiquiatría liberal es la tuya. Ellxs te ayudaran a aceptar que tu género es distinto al que te asignaron por sexo, que tu vecina la del 5º tiene razón y en una relación siempre hay un hombre y una mujer así que más te vale que vayas eligiendo lo que quieres ser… Luego viene el proceso de asumirlo: si eres gay te gustará el estilismo y la peluquería y si eres lesbiana la mecánica y los pantalones anchos. Todos estos clichés variaran según tu edad y clase social por supuesto pero tendrás que aceptarlos o derivarás en neurosis (no sabes quién eres y no habrá Kiko Veneno que te salve de ello) Luego vendrá el problema de la confesión: ¿lo cuento o no lo cuento?, te asaltaran las dudas y obviaras el hecho de que nadie te ha preguntado, de que todos creen que eres hetero por naturaleza (y eso es su problema, no el tuyo). Si eres una persona sensata y formal te suicidarás tras escribir pasajes eroticofestivos si no lo eres sobrevivirás entre contemporáneos y escribirás una novela homo bajo pseudonimo… (eso en el caso de que seas hombre porque como seas lesbiana tendremos aún menos idea de cómo lo viviste)…

Ahora viene la queja de que los tiempos han cambiado y esas cosas, que se puede ser abiertamente homosexual en la España de las bodas legalizadas y Boris Izaguirre en la tele…  pero el tema es que de nuevo como te salgas del esquema estás jodidx.

Devenir neuroticxs es lo que nos queda.

Sobre el sexo y los medios de masas

“El modelo actual del publico para lidiar con el sexo es el voyerismo”como apunta Cynthia Peters (Sobre Celibato, Cigarrillos y Argumentos de Venta) y es que ¿cuántos de nosotros hemos descubierto nuestro cuerpo de forma natural, casi por error? Creo que pocos. ¿A caso cuando entramos en contacto con otra persona le pasamos los parpados por el cuello, le tocamos la cabeza o le olemos el culo? ¿no es cierto que lo primero que hacemos es avalanzarnos a sus labios? Hemos crecido rodeados de revistas que nos dicen que hacer y decir en la cama, y en deficiencia de ellas siempre nos queda el cine y la televisión que nos dicen donde besar y donde no. Si a eso le añadimos los desfiles de donjuanes, metrosexuales y feme fatales en las vallas publicitarias y los medios de comunicación observamos como la frustración (de no alcanzar el objeto, que no sujeto, de deseo) es creciente en la población que no ve sus sueños (sobrestimulados) cumplidos.

Tenemos una cultura que festeja la gratificación sexual superficial y la demoniza al mismo tiempo, poniendo en tu vida sexual cotidiana ideales de sexualidad curiosamente irrealizables y vergonzosos al mismo tiempo. Los medios dominados por las empresas nos bombardean con imágenes sexistas, ridículas, unidimensionales de la sexualidad porque es este tipo de sexo con el que mejor llega la publicidad a las audiencias.

Las imágenes unidimensionales instantáneamente gratificantes del sexo en la televisión (vallas publicitarias, moda…) se apropian de un complejo fenómeno físico y emocional, y lo reducen a una cáscara comercial, reforzando así la idea de que todas las necesidades humanas no importa lo profundas que sean, pueden satisfacerse a través de la compra…(1.)

En las páginas del Cosmopolitan, Marie Claire… podemos encontrar como reafirmarnos como mujeres: bañándonos en un río de amantes (clásico Don Juan o en su defecto calentado al mayor número de personal). También podemos reafirmarnos en el terreno laboral ganando más  que nuestro amante-amigo-novio y en el social siendo glamurosas (algo difícil de compaginar con la hipoteca, platos, trabajo y niños). Es la encarnación de lo que temía Germaire Grer cuando expresó “si las mujeres entienden por emancipación la adopción de papeles masculinos, entonces estamos perdidos…”

Todo está en orden, el peligro de relacionar el sexo con el cariño y el aprecio, con el respeto y la pasión ha sido ordenado y transformado por el lenguaje, el cariño se siente por las madres, el aprecio por los padres, el respeto por las parejas y la pasión por la ficción.

¿Pero es real la separación del sexo y el amor? Porque si todo fuera solo cuestión de sexo, de placer, en cuanto a la intensidad no habría duda de que sensaciones electrónicas y máquinas succionadoras ganarían a la masturbación y al propio coito nueve de cada diez veces. La cuestión (para mi) no es tanto de placer como tal, sino de encuentro, de reconocimiento, de la unión de deseos y cuerpos, la armonía, el placer y el éxtasis que le sigue.

  1. Sexo al Servicio del Mercado Cynthia Peters

Las olvidadas (o el mito de que las mujeres siempre follan)

El otro día hablando con una amiga de autores como Daniel Clowes (mayoritariamente heteros todo hay que decirlo) y de otros submundos freakies salió el tema de que, aunque tenemos bastantes referentes culturales a hombres frustrados por su (no)vida sexual, no ocurre lo mismo con las mujeres.

A menudo se escucha que una mujer no folla porque no quiere. Esta frase (me disculpen o no sus usuarios) es sexista a más no poder e insulta por igual a ambos géneros/sexos pues supone que: a) los hombres siempre desean descargar y no importa donde mientras el su(ob)jeto sea femenino y b) que las mujeres cuando sientan deseo sexual (que según el imaginario social colectivo es menor en comparación con el del hombre) siempre que no discriminen encontraran a un su(ob)jeto masculino para satisfacerlo.

El tema es no discriminar… pero ¿qué pasa con las mujeres que aunque no discriminen no encuentran con quién compartir la alcoba? ¿Cuál es su historia? No tenemos apenas cine, literatura o sucedáneos culturales sobre ello. Por más que lo pienso no se me ocurre una historia como Freaks, Fur o algo así donde la protagonista (sea ella) y/o exprese su desidia sexual. No hay historias de ficción a las que seguir.

Las mujeres que no siguen el canon no existen y si existen no tienen vida sexual.

PD: Es importante hablar aquí de las diferencias entre ser o devenir no canónica. Por un lado aunque nos cueste asumirlo en el mundillo alternativo (no seré yo la que niegue que el imperante sigue siendo Barbie) se han establecido nuevos sub-cánones que vienen resultando atractivos de un tiempo a esta parte (Suicide Girls, trendies gafapasta, góticas lolitas…) ya que el capital es como el monstruo de Spirit Away: se lo come todo y lo asume a su forma para propio beneficio. Ya lo decía Adorno…   Por otro lado el huir constantemente de una identificación, aparte de que se ha vuelto agotador, ya supone una conciencia que en cierta forma es automasturbatoria.

Hay que quemar a Sade o a Foucault?

El titulo es un poco la coña de otros dos títulos: el libro de Simone de Beauvoir (Must we burn Sade?,1953) y el articulo de Karen Vintges (Must we burn Foucault? 2001)

Foucault ha sido criticado, como Sade, por su falta de ética y de normativización. Ambos son conocidos por sus desfases (reales o escritos) en violencia, sensaciones extremas y sexo. Amorales kantianos. Precisamente la falta de norma es lo que me resulta más atrayente de ambos.

Vintges califica al incalificable Foucault de post existencialista y en base a esto intenta reconciliar a Beauvoir con Foucault a través de Sade. Asimismo defiende que Foucault, como Sade, han creado una ética propia en torno a sus formas de conducta, asumiendo la responsabilidad de sus actos y no restringiéndolos a una esfera pivada/pasiva; Auto creándose a si mismos.

Para mi, en el fondo, Beauvoir y Foucault se complementan muy bien pues uno pone práctica a la teoría de la otra. Beauvoir era bastante crítica con Anaïs Nïn y Oscar Wilde pues veía en sus obras un autobombo que no le gustaba (quizás porque su vida no fue tan “bella”) sin embargo no podría decir lo mismo de Sade y Foucault. De aquella frase de Foucault “esforzarnos en devenir homosexuales y no obstinarnos en reconocer que lo somos” bien podríamos aprender todxs.

Entre Foucault y Sade las diferencias son grandes y no solo las espaciales temporales.

Sade sin duda ha sido y será conocido como el rey de los perversos aunque quizás por los años que le tocó vivir (un conde ante los horrores de la guerra) no llegará a ser tratado como un teórico. Sade apuntó que la soberanía está por encima de la naturaleza y fue totalmente trasgresor en el planteamiento del sexo, el poder y el control de los cuerpos. No hay cuerpo sin discurso, las perversiones también tienen su discurso y no es compatible con el cristianismo, Juliette (el vicio) gana a Justine (la virtud). Foucault usa a Sade para sus planteamientos sobre la locura, la prisión y la sexualidad.

En palabras de Foucault (1972) “El gran intento de Sade (…) reside en introducir el desorden del deseo en un mundo dominado por el orden y por la clasificación”. Esta fascinación por Sade, fascinación que todxs los desviadxs hemos sentido alguna vez, dura poco y una vez asumida la base del discurso (la muerte de dios, el control de los cuerpos) Sade puede ser odiado y querido según la intención que le ponga de fondo el sujeto que lo lee. Foucault escribe Sade como Sargento (1976) donde ve a Sade como un sargento que controla militarmente los cuerpos a la vez que, por el contrario, habla de la liberación del placer (practicas sadomaso consensuadas aparte).

Foucault asiste a la revolución sexual de San Francisco, a nuevas formas de goce del cuerpo (relata sus experiencias con el LSD) y a la reforma del senado francés (1978) donde se descriminaliza la sodomía, cosas que Sade ni soñó. Sin embargo Foucault conservó su conciencia crítica y siguió deviniendo contra la producción y control del sexo por parte del estado criticando las nuevas intervenciones en el hermafroditismo en los 80 y conservando ese amor-odio a Sade hasta el resto de sus días.

Yo no quemaría ni a Sade ni a Foucault porque nos han mostrado caminos por caminar pero igual si que le quemaba el pelo a Pasolini por lo mal que me lo hizo pasar con su versión de 120 Jornadas de Sodoma.

 

“Toda legislación sexual se reduce a un conjunto de leyes sobre el pudor”

M. Foucault