8M no queremos un día, queremos todo el calendario.

Llega el día de la mujer trabajadora y ya me salen los primeros sarpullidos…

Por un lado todos los carteles institucionalizados de felicitación de tus amigos y amigas que, sin mala intención, te envían porque ven que el “rollito feminista” te puede ir. Sin darse cuenta que ser mujer y trabajadora es una imposición medico social más que algo por lo que estar o no orgullosx. (Como para explicarles unx por unx lo de que no crees en las categorías sociales establecidas y deconstruir el discurso genérico estás tú ese día).  Por otro lado la capitalización del día… como la sociedad del espectáculo ha conseguido subvertir el sentido del día a la venta de pases para el spa, flores y toda clase de regalos socialmente etiquetados como femeninos que no hacen más que encajarnos en nuestros roles.

boygirl

Luego y mucho más cansado, las peleas internas de los diferentes feminismos. La explicación continua de que aspiras al transfeminismo pero que obviamente sin igualdad no hay trans de ningún tipo. Que no niegas la realidad en la que vives pero que te gustaría transformarla… no deja de ser curioso que se entienda más la negación del punk por binaria que las explicaciones del postestructuralismo por posibilistas.

En resumen. Odio la institucionalización de los días. Especialmente este donde papa capital nos da una palmadita en la espalda y nos dice: muy bien chicas, sois seres productivos. Como si no lo fuéramos antes…  Propongo cambiar el “día de la mujer trabajadora” (como si solo existiera el trabajo asalariado o nuestro valor se midiese en esos dos adjetivos)  a “día de las mártires de Nueva York” en honor a esas 146 trabajadoras que murieron al seguir adelante valerosamente con su encierro, ya que curiosamente casi nadie conoce el origen de la celebración de este día. Por otro lado necesitamos nuevas imágenes que la pobre Hoff Doyle con su brazo photosopeado ya está muy trillado como símbolo y ya se ha demostrado que cuando interesa somos trabajadoras y cuando no se nos devuelve al hogar. La historia no está en que el 8M se parezca a las elecciones, y ese sea el día correcto para “luchar/opinar”, si no en nuestra lucha diaria por la igualdad independientemente de nuestras diferencias.

Captura

No importa que sea el día del trabajador, el día contra la homofobia, el día contra el racismo, el día de las personas con discapacidad, el día de la paz…

No queremos reconocimiento, queremos acción. No queremos mercantilización, queremos derechos. No queremos un día, los queremos todos.

NUESTROS SUEÑOS NO CABEN EN SUS CALENDARIOS

No queremos un día, queremos todo el calendario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s