Acerca de los movimientos brownianos…

Las trayectorias del azar – sus marcas – son tortuosas: como los movimientos brownianos. Se llaman movimientos brownianos a cómo se mueven aleatoriamente grupos de partículas microscópicas en un medio fluido. Son inestables y no toman una dirección definitiva.

La técnica sin embargo exige pararse a pensar y cierta regularidad en  sus trazos, ritmos acompasados (eternos retornos).

Pero ni la técnica ni el azar están separados ni la vida te permite (siempre) elegir.

En la naturaleza (donde parece que la técnica no tiene cabida) los movimientos brownianos marcan trayectorias isotropas por lo que todas tienen la misma probabilidad de encuentro. Sin embargo los tiburones y otros depredadores son capaces abandonar el movimiento al azar por el vuelo de Levy (una mezcla de trayectorias largas y movimientos al azar cortos encontrados en líquidos turbulentos) cuando las presas escasean.

En lo social (donde la técnica/ciencia es la nueva religión) el movimiento browniano como libertad total de cada individuo en el grupo parecía escapar a la técnica hasta que Einstein contruyó un modelo teórico que permite determinar la trayectoria de cada elemento. Desde entonces es posible el control estadístico de la libertad.

Cortazar habla en el capitulo 34 de Rayuela (1) de estos movimientos comparándolos a los que La Maga y Horacio realizan… lo que olvida es que estos movimientos termodinámicos solo son funcionales para la supervivencia si son realizados en grupo. Si no, si volamos de forma individual, terminaremos en esa interminable pelea de una mosca intentando traspasar el cristal hasta que llega un humano y la abate de un solo golpe.

Y sin embargo aquí seguimos cada cual con su propio boceto de un Pollock inacabado.

483725_370987369683582_1796826680_n

(1)

Y poquito a poco Maga, vamos componiendo una figura absurda, dibujamos con nuestros movimientos una figura idéntica a la que dibujan las moscas cuando vuelan en una pieza, de aquí para allá, bruscamente dan media vuelta, de allá para aquí, eso es lo que se llama movimiento brownoideo, ¿ahora entendés?, un ángulo recto, una línea que sube, de aquí para allá, del fondo al frente, hacia arriba, hacia abajo, espasmódicamente, frenando en seco y arrancando en el mismo instante en otra dirección, y todo eso va tejiendo un dibujo, una figura, algo inexistente como vos y como yo, como los dos puntos perdidos en París que van de aquí para allá, de allá para aquí, haciendo su dibujo, danzando para nadie, ni siquiera para ellos mismos, una interminable figura sin sentido.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s