Entre invisibles nos reconocemos

Siempre he creído que la gente que piensa diferente se acaba reconociendo entre sí, quizás porque todo Lobo Estepario necesita su Teatro Mágico No Para Cualquiera donde volverse más loco.

Sin embargo ocurre que la gente necesita identidades y etiquetas con las que definirse y definirte y hasta que no da con alguna que encaje no deja de buscar. Si reflexionamos veremos que esa búsqueda es infinita, pues si somos personas dinámicas (que cambian tanto en el espacio como en el tiempo) nuestra identidad está en cambio permanente y pronto deberemos recrear esas etiquetas. La identidad es lo que hace que no seamos idénticos a ninguna otra persona. La identidad es, como venía a decir Amin Maalouf en Identidades Asesinas, el resultado del conocimiento que cada persona tiene sobre si misma. Y este varia según las circunstancias de esa persona.

Por eso no existe la identidad sino las identidades: múltiples y enlazadas.

En este sentido es mucho más sencillo conseguirse tres palabras que te definan. Pero, cual pregunta de entrevista de trabajo, veremos que esas tres palabras coinciden con las de un montón de gente más y no nos ayudaran nada a la hora de buscar dinámicas de originalidad. Por otro lado serán bastante útiles para encontrar a nuestros “iguales”o mejor dicho parecidos. Es por esto que cuesta tanto dar con esos adjetivos y es mejor casi que vengan desde fuera.

Esto, como me discutía el otro día un conocido, tiene sus riesgos. Él veía que las etiquetas eran un caballo de batalla y servían para identificar a los que están en tu grupo y a los que no. Yo le decía que muchos están en tu grupo (aunque no lo sepan) pero no se van a meter a un armazón de madera cerrado a esperar a las puertas de Troya, sin embargo si la puerta está abierta es más fácil que se produzca esa sinergia… claro que es más difícil organizar el ataque.

A mi me parece importante tener referentes de diferentes tipos de identidades y de cosas que sean costosas de identificar y etiquetar, me lo parece porque la realidad es compleja y aunque por algún lado tenemos que empezar a ordenar siempre habrán cosas que escapen a ese orden. La identidad es un trabajo que va más de dentro hacía afuera que al revés, al fin y al cabo uno/a se construye haciendo y no diciendo.

Gloria Aldandua decía que “la identidad es un rio”, cambia pero sigue siendo el mismo, la esencia permanece a lo largo del camino (al menos así quiero yo entender la frase) y ya que “lo esencial es invisible a los ojos” (El Principito) espero que entre invisibles nos podamos reconocer.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s