Dollhouse y Gamer

Nuevas reformulaciones sobre el problema ético de controlar a los otros.

“El orden social sólo funciona si es inconsciente…Nuestra especie es la única que utiliza como instrumentos a miembros de la misma especie: para que se dejen utilizar es necesario que no sean conscientes de ser utilizados.” J. Ibáñez El Regreso del Sujeto

Pero ¿y si saben que van a ser utilizados? ¿y se hace a través del contrato? Pues así es como ocurre en Dollhouse y Gamer

A diferencia del episodio del Doctor Korby en Star Trek: donde las copias mentales se depositan en un duplicado igual androide sin el permiso del sujeto. Tanto en Dollhouse como en Gamer existe un contrato social previo que como siempre acaba siendo prescindible. Otra diferencia es que en Dollhouse se usa el envase propio de la copia sobreinstalando las habilidades/personalidad deseada y guardando una copia del original.

En todas estas producciones cinematográficas aparece el problema de las emociones/la esencia y/o como la programación primigenia (“la natural”) prima sobre las demás, ya sea en temas de supervivencia o en moralidad (diferenciación social entre el bien y el mal).

Como hemos adelantado la Dollhouse (casa de muñecxs) que da nombre a la serie, es una empresa que se ocupa de recoger cuerpos por periodos largos (5 o 10 años), según figure en el contrato de cada sujeto que done su cuerpo, y devolverlos intactos o incluso en mejor estado (spa, gimnasio, clases de arte y una alimentación equilibrada les asegura tal resultado). A través de los capítulos vemos que esos cuerpos son usados para múltiples filias de gente bien que pueda permitirse un servicio tan exquisito y caro. Tenemos aquí ya bien marcada la variable social: los que usan y los que son usados aunque quede disuelta por el tema del contrato (tú te dejas usar) y el buen gusto de los arrendadores.

Gamer sin embargo puede verse desde el principio de una forma más crítica (1). En Gamer también hay contratos pero son diferentes según el juego. En Gamer no contratas a un sujeto de compañía, compras el mando de ese sujeto para jugar. Hay dos juegos: Society (una especie de SIM´s a lo bestia, donde puedes hacer casi cualquier cosa) y Slayers (juego bélico que enfrenta a presos comunes y presos del corredor) ambos dos televisados en plan reality y con gran aceptación.

Los destrozos de ambos juegos son tangibles para los cuerpos, vamos que en Slayers puedes morir y en Society puedes sangrar si te metes una leche o eres violadx; debido a los nanochips que te implantan eres lo que tu jugador (que deben pagar millones por tenerte) quiere que seas. Aunque esto último, como siempre, también es cuestionado a lo largo de la película.

En Gamer la variable social es descrita por el empresario (2) como: los que controlan y los que son controlados. De forma que leeremos entre líneas, que los que se tragan el reality, aunque creen controlar (en plan “al menos yo no actúo en él”) son controlados.

Como diría el capitan Kirk “Programación: otra palabra pero las mismas promesas”

 

PD: Ambas obras pueden ser vistas como obra per se o buscarles los dobles sentidos y eso las hace objeto de muchas criticas, así que para resumir y que nadie se cree falsas expectativas:

Gamer rebosa testosterona, ostias y fallos de guión. Sin embargo, creo que el mensaje llega y que no solo de cine intelectualoide vive el hombre.

Dollhouse es un agobio de serie hasta el 5º capitulo pero prometo que después cambia (y no soy fan de Buffy ni nada por el estilo) y tiene mas miga el asunto.

  1. Es una pelicula por lo cual es más rápida y además no depende de ser aceptada o no por la Fox.

  2. Al que da vida el actor Michael C. Hall que dio vida al gay de “A Dos Metros Bajo Tierra” y al asesino “Dexter

Anuncios

2 Respuestas a “Dollhouse y Gamer

  1. Interesante. Ademas no solo el hecho de controlar, sino de quién te controla.
    Y, aunque no tiene que ver, no se olvide del final de Gamer, que es una escena que podría haber escrito un Ionesco enfarlopado.

  2. Siempre es más interesante saber quién controla y a quién no le queda otro remedio que dejarse controlar (aunque como en todo, hay niveles)
    En cuanto al final: desde luego que sí.
    Yo es que la vi en una “noche de macho” (sintetizando: cerveza, camisas de franela y pelis de Stallone) y claro, comparandola con Comando… me temo que todas las pelis de acción tienen algo de teatro del absurdo. Igual que las noches de macho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s