Sobre el sexo y los medios de masas

“El modelo actual del publico para lidiar con el sexo es el voyerismo”como apunta Cynthia Peters (Sobre Celibato, Cigarrillos y Argumentos de Venta) y es que ¿cuántos de nosotros hemos descubierto nuestro cuerpo de forma natural, casi por error? Creo que pocos. ¿A caso cuando entramos en contacto con otra persona le pasamos los parpados por el cuello, le tocamos la cabeza o le olemos el culo? ¿no es cierto que lo primero que hacemos es avalanzarnos a sus labios? Hemos crecido rodeados de revistas que nos dicen que hacer y decir en la cama, y en deficiencia de ellas siempre nos queda el cine y la televisión que nos dicen donde besar y donde no. Si a eso le añadimos los desfiles de donjuanes, metrosexuales y feme fatales en las vallas publicitarias y los medios de comunicación observamos como la frustración (de no alcanzar el objeto, que no sujeto, de deseo) es creciente en la población que no ve sus sueños (sobrestimulados) cumplidos.

Tenemos una cultura que festeja la gratificación sexual superficial y la demoniza al mismo tiempo, poniendo en tu vida sexual cotidiana ideales de sexualidad curiosamente irrealizables y vergonzosos al mismo tiempo. Los medios dominados por las empresas nos bombardean con imágenes sexistas, ridículas, unidimensionales de la sexualidad porque es este tipo de sexo con el que mejor llega la publicidad a las audiencias.

Las imágenes unidimensionales instantáneamente gratificantes del sexo en la televisión (vallas publicitarias, moda…) se apropian de un complejo fenómeno físico y emocional, y lo reducen a una cáscara comercial, reforzando así la idea de que todas las necesidades humanas no importa lo profundas que sean, pueden satisfacerse a través de la compra…(1.)

En las páginas del Cosmopolitan, Marie Claire… podemos encontrar como reafirmarnos como mujeres: bañándonos en un río de amantes (clásico Don Juan o en su defecto calentado al mayor número de personal). También podemos reafirmarnos en el terreno laboral ganando más  que nuestro amante-amigo-novio y en el social siendo glamurosas (algo difícil de compaginar con la hipoteca, platos, trabajo y niños). Es la encarnación de lo que temía Germaire Grer cuando expresó “si las mujeres entienden por emancipación la adopción de papeles masculinos, entonces estamos perdidos…”

Todo está en orden, el peligro de relacionar el sexo con el cariño y el aprecio, con el respeto y la pasión ha sido ordenado y transformado por el lenguaje, el cariño se siente por las madres, el aprecio por los padres, el respeto por las parejas y la pasión por la ficción.

¿Pero es real la separación del sexo y el amor? Porque si todo fuera solo cuestión de sexo, de placer, en cuanto a la intensidad no habría duda de que sensaciones electrónicas y máquinas succionadoras ganarían a la masturbación y al propio coito nueve de cada diez veces. La cuestión (para mi) no es tanto de placer como tal, sino de encuentro, de reconocimiento, de la unión de deseos y cuerpos, la armonía, el placer y el éxtasis que le sigue.

  1. Sexo al Servicio del Mercado Cynthia Peters
Anuncios

3 Respuestas a “Sobre el sexo y los medios de masas

  1. ¡Muy interesante!

  2. La clave es la intimidad.

  3. Que conste que “amor” está en cursiva…
    No se yo si la clave es la intimidad exactamente, yo creo que la historia es saber que ese cuerpo contiene una persona y eso ya es un factor sorpresa por si mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s