•••

Los tres puntos son: no increpar, no violencia, y no drogas duras.

Sentada junto a una cocacola y tras probar el producto nacional (cómodamente liado y empaquetado, por el mismo precio que una cerveza) me sentía bastante a gusto en el Disneyland Hippie que es Cristiania, donde los pitbulls son adorables aunque seguramente estén entrenados por sus dueños… mesas llenas de cosas (calidad precio) y tipos duros liándolas. Carteles como THERE IS NOT PLANET B colgando de esculturas hechas por la comunidad, cutre pero arte, el que a mi me gusta. Buen ambiente, sol (mayo y fin de semana), diferentes olores, diferentes edades, convivencia buena.  No bonguistas, no emos, no clichés. A mi me pareció un experimento de IE… estéticas vistas (no tribus, mezcla): hippies (70), punks, pijos, zorras con pieles, trajechaquetismo, hiphoperos, modelocamelloconpitbull, domingueros… buena convivencia a primera vista.

Cristiania tiene dos partes diferentes: una la zona de bares/trapicheo y otra la zona residencial. En cuanto a la primera Cristiania es el paraíso fumeta por excelencia, no porque sea legal y puedas encontrar de todo tipo (que también) sino porque está llena de cosas bonitas y no se tiran mucho al rollo. Cosas bonitas/curiosas vistas: una vaca gigante flotando en el agua, mini barcos, canoa pintada a mano con hipie que intenta hablar con un cisne y el cisne “le contesta”, atardecer en el puente, escenarios hechos con cartones (que aguantan) camas elásticas, espacios preservados (y la gente lo respeta), árboles muertos tallados como tótems…

La zona residencial es también muy chula, las casas están hechas con barcos viejos, tienen forma de pentágono, están pintadas de colores y tienen frases del tipo “pensamos que éramos libres” o “que no muera el sueño”. Tienen huertas, caballos, colegio y/o ludoteca, “playa” en el canal, un taller de bicis (donde hacen bicis chulísimas con espacio para llevar cosas, niños o colegas) que se ven por todo Copenhague y destilan su propia cerveza orgánica. Tienen un skate park y un montón de abuelos jugando a la petanca.

No tengo fotos de ello porque en la entrada hay un cartel gigante que pone NO PHOTOS y por respeto no quise sacar ninguna. El cartel tiene un uso disuasorio también ya que algunos turistas se agobian y se salen por lo que pudiera pasar.

Yo me quedé encantada de ver como funciona hoy en día una colonia que lleva unos 40 años ocupada, viendo la utopía mundana (poder vivir a tu aire pero tener los servicios de una gran ciudad cerca  por si acaso) y lo que más me ganó fue que pretensiones tenían las justas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s